miércoles, 24 de julio de 2013

Mi Umizoomi Candy Bar y cómo compensa todo cuando ves su carita...


Mi peque no come cupcakes. Ni galletas. Ni tartas. Ni siquiera bocadillos de Nutella. 

Las pizarritas son de The Craftcake Mama, mi tienda de scrap de referencia.
Su dieta fiestera consiste en hincharse de cientos de patatas fritas, un par de bocadillos de longaniza de payés y cero dulces.


Pero yo soy quién soy y por supuesto, no puedo obviar una mesa dulce para su cumple. Y él, pequeño y gamberro, no lo come pero lo disfruta mucho cuando se lo enseña orgulloso a sus compinches, esos pequeños monstruos a los que tanto me gusta complacer.


Las fotos de este post son más que regulares porque por fin entendí que es imposible pedir un instante de tranquilidad ante una jauría de locos bajitos que se te tiran encima y te impiden enfocar en condiciones. Esto es todo lo que conseguí.


Y cuando llegó el pastel, el tema se complicó y empecé a pensar en guardar la cámara en su bolsa correspondiente. Sobre todo ante los cientos de lacasitos que lo coronaban y la magnífica figurita del Umizoomi Bot que nos regaló mi amiga Mónica de Atelier Sucrème y que presidía el conjunto con un auténtico toque de gracia. Se volvieron locos. 

El que tiene un amigo tiene un tesoro: Eso es lo que pensé cuando llamé a Mónica de Atelier Sucrème,
 desesperada porque no me iba a dar tiempo de modelar nada para coronar el pastel.
Mónica, te quierooooooooooo!!!

Jordi sopló 4 velitas mágicas de las que no se apagan nunca. Y yo fui muy criticada por madre graciosilla y cruel ante un peque ingenuo que sopla como un desesperado (aunque de ingenuo tenga menos que yo, todo sea dicho de paso y sin acritud)


Y el placer de ver cómo se zampaban los lacasitos de puñado en puñado, no tiene nombre. Al mío tuve que pararle para que no se atragantara con los 20 lacasitos que estaba intentando comerse en un sólo bocado. 

Los sabores de los cupcakes fueron variados: Naranja y limón con merengue italiano de limón, Nube de palomitas, Caprese con crema de queso, Vainilla con crema de mantequilla de avellana (Prometo receta nueva inédita de Nube de palomitas con fotos decentes muy pronto)

Estos son los cupcakes con merengue italiano de limón, estaba tremendo!!!

La tarta era un brownie de dos chocolates relleno de crema suiza de mantequilla de frambuesa (SMBC) y mojadito en almíbar de cereza casero (también prometo receta y fotos de la tarta en condiciones, porque hacer un foto del corte allí fue totalmente impensable)

También hice unas galletas de vainilla con la receta de siempre y diseñé unos discos que me imprimió mi amiga Mireia de Mirefondant


En el interior del robot de uno de los diseños está la edad del peque y en otro la imagen de mi peque, pero en las fotos no se aprecia demasiado.


Tematicé la fiesta en rosa fucsia (el color de la Umizoomi Milli) y en azul celeste (el color del Umizoomi Geo)

También tematicé los bocadillos con unas etiquetas del equipo Umizoomi en unas bolsitas craft de
The Craftcake Mama.


Y las botellitas de agua con Geo, Bot y Milli...

Y sí, reconozco que esta mesa dulce no fue tan extensa como la de 2012 de Mickey Mouse porque no disponía ni de la mitad del tiempo, pero creo que los niños lo pasaron en grande con las burbujas gigantes de jabón (como el año pasado, el peque quería bombolles)

Al principio cuando Jordi me dijo que quería un pastel -sólo de lacasitos, mama- puse el grito en
el cielo y pensé -¡Pues vaya gracia de pastel! - Al final, la idea me ha gustado mucho y el pastel
estaba riquísimo. Además no tuve que sufrir la relación amor-odio entre el fondant y el calor...



21 comentarios:

  1. Tengo que felicitarte =) que cumple tan bonito, seguro que los pequeños disfrutaron muchísimo.
    Estaré pendiente a las nuevas recetas prometidas jeje. Enhorabuena de nuevo y felicidades al cumpleañero :P

    ResponderEliminar
  2. Guuuuuaaaauuuu!! Que trabajo mas bello!! Cuanta dedicacion!! Ame todo todo felicitaciones!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, qué trabajazo! Eres una artista, qué bonito todo. Se quedarían locos al ver tanto dulce junto y tan bonito. Es genial, no sé a qué atacaría primero yo... Bueno, no sé por qué digo eso, fijo que a los cupcakes de cereza y mora, jajaja. Besos! :)

    ResponderEliminar
  4. Está precioso todo Ivana.

    FElicitats pel Jordi.

    Besitos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por el cumpleaños y felicidades por este post! pedazo de mesa dulce tan increíble! te ha quedado genial todo!
    un saludo
    sweetcucakesisa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Te quedó todo genial Ivana, hay que ver qué trabajón, pero como tú bien dices, se te pasa todo con ver esas preciosas caritas. Felicidades a Jordi!!! Y felicidades a ti artistazaaaa!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues es todo genial, aunque con las velitas te has pasado, que desnaturalizada, jajajajaja. Besos. Yolanda. Muchas felicidades Jordi.

    ResponderEliminar
  8. Fiestorrón, qué maravilla, no ha faltado detalle!!! Enhorabuena por tu trabajo, me chifla el resultado y le doy la razón a tu niño. Mucho mejor este preciosos pastel. A fin de cuentas el fondant queda muy lindo y resultón, pero pocos niños se comen con gusto algo tan sumamente empalagoso, casi todos lo apartan, esa es mi experiencia.

    ResponderEliminar
  9. Muchisimas felicidades, una fiesta super! llena de detalles, y seguro que todo buenísmo.

    ResponderEliminar
  10. Felicidades, todo verdaderamente currado ¡¡¡, es fantastico ¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Nena...alucinante...
    Yo sería feliz como una perdiz, si estuviera todos los días haciendo esto...pero no para mí, para otros claro...20 niños todos los días haciendo el salvaje noooooo.

    ResponderEliminar
  12. Qué superfiesta! Me hubiese encantado ver por un agujerito a todos los peques disfrutando como locos. Me encantan todos los detalles, si hasta las botellitas de agua tienen etiquetas personalizadas! Y me han parecido geniales las bolsas de papel para los bocadillos y... y ... todo estaba genial.

    ResponderEliminar
  13. Mi cumpleaños es en abril. Me adoptas ?? Yo quiero una fiesta como esta pero para mi. A mis pekes no les enseñaré estas fotos y listo. Qué pasada y qué currazo te habrás pegado. Porque, aunque se tengan amigos, la faena y los nervios para que quede todo bien los has pasado tú. Besos y felicidades al canijo de la casa.

    ResponderEliminar
  14. Qué chulada!!!! Me encanta como quedó todo, yo cumplí 22 el 11 de julio y mi querida mami también me puso las velas que no se apagan nunca por mucho que soples! No veas la cara que se me quedó, cuando soplaba y soplaba y eso se volvía a encender jajaja

    besos!! http://sarasweetsandcupcakes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. INCREIBLE de verdad!!!! A mi ya me gustaria una mesa dulce así jajaja
    Besicos!


    www.infinityho.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  16. Es todo súper bonito. Da gusto ver una mesa así, aún y el trabajo que lleva, si los peques la disfrutan :)

    ResponderEliminar
  17. Que monada y como haces las etiquetas de los robots ?

    Un beso

    http://lovelycupcakes11.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. Una pasada, muy bonito todo de verdad.Enhorabuena me encanta!!! ;)

    http://degrandesere.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  19. Todo precioso y que pinta ummmm!
    Me quedo por aquí :)
    Te dejo mi blog
    Besitos
    http://elmundodelpegaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  20. Holaaa. Me encanta todo lo que haces y que suerte la de tu hijo con esa super fiesta en la que no faltaba de nada. Mi pregunta es ¿con cuanto tiempo antes se preparan los cupcakes?Por eso de que esten frescos y la buttercream no endurezca, los preparo el mismo dia y claro, al no tener suficientr tiempo, preparo solo un tipo de cupcake cuando me gustaria prepararlos de distintos sabores y mas cuando son para algun evento.

    Gracias de antemano. Un abrazo:-)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Me hace mucha ilusión leer vuestras opiniones. Si queréis poneros en contacto conmigo también podéis escribirme a cupcakesadiario@hotmail.com

Mil besos