martes, 19 de enero de 2016

Magdalenas caseras de azahar, pasas y naranja, mi hora de las explicaciones...

Hoy es el día de las explicaciones. Ya sabéis la intensidad que me caracteriza así que voy a ir al grano por hoy. El último año he olvidado ciertamente uno de los propósitos que me hice cuando empecé en el mundo de la repostería y la fotografía de alimentos: Jamás dejaría el blog por mucho trabajo que tuviera. Culpable. Culpable. Culpable.

He seguido subiendo algunas imágenes de las preparaciones que hacía para los cursos online pero he sido más bien escasa en publicar nuevas recetas para los lectores del blog. Mil excusas. No volverá a pasar.

Vale, me habéis pillado. Esta vez las fotos no las hice en estudio. Las improvisé un
domingo sin estilismo y sin trabajar excesivamente la iluminación.
Aún así, la imagen sigue pareciéndome bastante sugerente.

Mientras, he recibido muchos mails preguntándome los motivos de mi abandono casi sistemático de algo en lo que muchos reconocíais mi apego y no entendíais bien el porqué. Pues bien, se acabó. Retomo el camino. Tal vez no conseguiré ser tan puntual a la cita como lo era en los inicios, pero prometo no defraudar, prometo crear desde cero y prometo estar ahí para resolver vuestras dudas siempre que me necesitéis. Lo he dicho muchas veces, lo sé, pero sin vosotros los que me leéis (los que interactuaís y los que no) nada en mi carrera profesional dentro de esto tendría ningún sentido.

Hoy os dejo una receta sencilla, adaptada de mis magdalenas caseras de 2011. Un clásico revisitado para todos los que disfrutéis del aroma de azahar y os guste encontrar pedacitos en un bizcocho tierno de verdad. Perfectas para el desayuno o la merienda y de textura ligera, ideales para impresionar con una preparación casera y sencilla. 

Magdalenas de azahar, naranja y pasas

Ingredientes: (Para 10 magdalenas)

120 gr azúcar
2 huevos L
120 gr aceite de oliva 
160 gr harina repostería (usé Bizcochona)
1 cucharadita de levadura química en polvo
30 ml de zumo de naranja natural
30 ml agua de azahar
1 cucharadita de ralladura de naranja ecológica
1 pizca de sal
40 gr pasas
40 gr naranja desecada


Preparación:

En un bol tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. 

En otro recipiente batimos los huevos. Añadimos el azúcar, el zumo de naranja y el agua de azahar y batimos a velocidad media hasta que se incorporen.

Incorporamos el aceite poco a poco y batimos a velocidad baja-media.

Añadimos la mezcla de la harina muy lentamente y a cucharadas mientras continuamos batiendo a velocidad mínima.

Cuando la mezcla esté emulsionada incorporamos la ralladura de la piel de naranja y mezclamos bien.

Incorporamos la mitad de las pasas y la mitad de la naranja desecada y mezclamos suavemente para repartir sobre la masa.

Tapamos la masa con papel de film y llevamos al frigorífico 1-2 horas aproximadamente.

Precalentamos el horno a 200º y repartimos la mezcla en las cápsulas, rellenando hasta los 3/4 de su capacidad. El resto de frutas desecadas que nos han quedado, las repartimos por la superficie de los cupcakes (para que queden visibles y el resultado sea más estético)

Antes de hornear, espolvoreamos también azúcar sobre cada una de las cápsulas y cocemos en el horno 14-15 minutos aproximadamente (Si queremos una superficie más oscura, podemos espolvorear con azúcar moreno, en este caso, yo prefería una magdalena un poco más blanca)

Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

¡Listo! Sólo queda que las hagáis y me comentéis qué tal. La miga es muy tierna y el sabor es suave, nada empalagoso (Estas magdalenas se conservan tranquilamente tres días tapadas en una tartera)

¿Recordáis las magdalenas caseras de 2011? Os dejo el link para que veáis la variación.

  

sábado, 31 de octubre de 2015

Apple and pumpkin pie, receta sencilla y deliciosa para Halloween o... ¡Para cualquier día especial!

Casi llego tarde a mi reto de hacer una receta con calabaza para Halloween. Siempre me pilla el toro, pero esta vez voy al momento porque ésta es una receta sencilla que os hará quedar como reyes por su delicioso sabor y por el contraste de la textura crujiente de la masa quebrada y el interior suave de la manzana y la calabaza especiadas y cocidas.

Para prepararla he tenido a la vista la receta de apple pie de mi amiga Bea de El rincón de Bea y la de Joy of baking.


No voy a escribir un post largo porque en el blog tenéis ya muchas ideas y recetas para la noche de Halloween pero esta tarta bien se merecía un post y unas imágenes que le hicieran justicia a su sabor.


Para hacer esta tarta he estrenado mi nueva sartén Bra Infinity de alta calidad y con el mango desmontable y me ha parecido maravillosa, con un resultado antiadherente envidiable y comodísima por su mango extraíble tan fácil de quitar y poner. He usado la sartén de 24 cm de diámetro.

Apple & Pumpkin Pie o Tarta especiada de calabaza y manzanas

Ingredientes para la masa quebrada:

500 gr. harina de trigo
200 gr mantequilla
2 huevo L
120 gr azúcar extra fino
1 pellizco de sal

Preparación: (tutorial de masa quebrada en este post)

Mezclamos la mantequilla con la harina tamizada hasta que vayamos obteniendo una mezcla "desmigada". Entonces, añadimos el azúcar, el huevo y la sal. Vamos amasando. 

Una vez tengamos nuestra masa incorporada y homogénea, la envolvemos en papel de film y la dejamos en el frigorífico 1 hora como mínimo para que coja cuerpo.

Preparamos un aro o cortador para poder conseguir un círculo de masa quebrada de unos 30 cm aproximadamente (podemos hacerlo incluso con un plato y retirando lo que sobra con un cúter)

Untamos levemente la superficie sobre la que estiraremos con un poquitín de harina para que no se adhiera y estiramos la masa con un grueso aproximado de 4 mm.

Ponemos un papel de hornear encima de la masa y le damos la vuelta con cuidado. A continuación cortamos nuestro círculo de 30 cm aprox.

Ponemos encima un papel de horno y pasamos el rodillo levemente antes de volver a poner en el frigorífico para que enfríe un poco de nuevo.

Repetimos la operación para tener dos círculos, el que soportará el peso del relleno y el que lo cubrirá.


Mientras la masa enfría preparamos el relleno:

Ingredientes para el relleno:

2 manzanas Golden (250 gr ya peladas y cortadas)
2 manzanas Granny Smith (250 gr peladas y cortadas)
350 gr calabaza (pelada y cortada)
60 gr azúcar moreno
60 gr azúcar
1 cucharada de zumo de naranja
1 cucharada de cointreau
30 gr harina fina de maíz
1 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de nuez moscada
30 gr mantequilla fría


Preparación:

Precalentamos el horno a 200º.

En un bol grande pelamos y cortamos las manzanas y la calabaza en láminas de aproximadamente 0,5-0,7 cm.


Vertemos sobre ellas el resto de ingredientes a excepción de la mantequilla fría que la incorporaremos en el último momento.


Mezclamos bien para que las especias, el licor, el zumo y los azúcares impregnen las manzanas y la calabaza.

Retiramos uno de nuestros círculos de masa quebrada de la nevera y ponemos sobre nuestra sartén dejando que la masa sobrante cuelgue sobre sus paredes laterales.


Ponemos sobre la mezcla la mantequilla fría cortada a tiras o daditos.


Retiramos el otro aro del frigorífico y lo posamos sobre la mezcla de frutas. Envolvemos un círculo sobre el otro haciendo un cierre manual en forma de cordón.


Con las yemas de los dedos o con una cuchara, podemos dar forma de volantes a los laterales.


Con la ayuda de un cuchillo afilado y con mucho cuidado hacemos unas líneas a modo de radio (pero no hasta el final) en la superficie de la masa que cubre nuestra tarta. Esto permitirá que la masa no se hinche y que el contenido quede cremoso y aireado.

¡El mango desmontable es un auténtico lujo!

Horneamos 10 minutos a 200º y luego bajamos a 180º y horneamos alrededor de 60 minutos más vigilando que no se tueste mucho la superficie (si empezara a dorarse, podremos cubrirla con un papel de aluminio y seguir horneando)

Retiramos del horno y dejamos enfriar.


* Nota: Es importante que las manzanas estén bien verdes porque la calabaza tarda un poco más en cocer y si las manzanas están maduras, quedarán demasiado en crema a comparación con la calabaza (en esta tarta podréis ver que mis manzanas Golden tenían un punto de maduración algo superior a las Granny Smith y a la calabaza y por eso quedaron más fluidas en el resultado final)

¡Feliz fin de semana de Halloween o de castañada! (Hoy hemos hecho en casa los panellets, en breve subo la receta al blog)

Sólo me queda decir que el día 2 empieza la segunda y última edición del año de Super Cupcakes2Si queréis aprender las recetas más jugosas y los trucos para conseguir el mejor cupcake, este es vuestro curso. Trabajamos cremas más ligeras, confituras, mermeladas, mousses, glaseados de espejo, merengues, crumbles... Un montón de nuevas técnicas para que podáis aplicarlas también al mundo de las tartas. ¿Rellenar un bizcocho con una mousse? ¿Cubrirlo con una confitura y una crema más ligera que la crema de mantequilla al uso? Hay un antes y un después en el mundo de los cupcakes y las tartas pequeñas y ese mundo es Super Cupcakes 2. La inscripción podéis hacerla en este link







viernes, 9 de octubre de 2015

Tarta de higos y volvemos a la esencia...

Reconozco lo mucho que me ha costado ponerme enfrente del botón "Entrada Nueva". El concepto "vacaciones", este año, me lo he tomado en serio. No he dejado las redes, los cursos o la tienda, pero la calma ha sido la nota predominante. Necesitaba un descanso de cinco años sin parar que me habían convertido en un extraño ser cuyo mecanismo funcionaba sólo, casi sin el menor atisbo de reflexión personal.


He podido reflexionar muchísimo, sacar conclusiones que no esperaba y llegar al punto de no retorno en el que ahora me encuentro. Un punto que me hace sentir muy bien y me acerca a nuevas metas. Este blog seguirá siendo una herramienta en la que publicaré mis recetas y explicaré cómo hacerlas. Sólo en una cosa va a cambiar: Voy a dejar de ser políticamente correcta y voy a ser más intensa. En definitiva, voy a recuperar el estilo de redacción personal que tuve en los inicios y que la vorágine no me dejó practicar en los últimos tiempos. Espero seguir contando con el apoyo que me habéis brindado en cada paso del camino y aunque soy consciente por lo que veo en la mayoría de blogs que en general el feedback directo es cada vez menor a través de los comentarios (por la gran cantidad de blogs existentes), espero seguir contando con vuestras impresiones aquí en el blog o a través de mis redes sociales principales: Facebook e Instagram.



Y voy a la receta, que el tiempo de la reflexión y nuevas ideas vendrá en cada post que publique a partir de ahora.

Tarta de higos y yogur griego

Ingredientes: (para molde de 20 cm)

3 huevos L
225 gr azúcar
180 ml aceite oliva suave
255 gr harina
3 cucharaditas de levadura en polvo
1 cucharadita de ralladura de naranja
3 cucharaditas y media de zumo de naranja
180 gr yogur griego
180 gr higos frescos
Azúcar moreno para decorar


Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.

Tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos.

Pelamos y cortamos los higos (yo he hecho cuatro o 6 porciones de cada uno), reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar a velocidad media hasta que se integren bien.

Añadimos el aceite poco a poco, en forma de hilo. 

Agregamos la ralladura y el zumo de naranja. Batimos suavemente hasta que emulsione. 

Incorporamos la harina a cucharadas mientras batimos a velocidad mínima. 

Cuando tengamos la mitad de la harina incorporada, agregamos el yogur griego y seguimos batiendo también a velocidad mínima. Acabamos de añadir la harina. 

Retiramos el bol de la batidora e incorporamos las porciones de higos. Mezclamos suavemente con la ayuda de una espátula. Guardamos unas cuantas mitades para poner en la superficie de la tarta. 

Vertemos la masa en el molde hasta rellenar los 3/4 del molde y ponemos los higos restantes repartidos en su superficie. 

Espolvoreamos de forma generosa con azúcar moreno. 

Esta receta está basada en la mini tarta de frambuesas y yogur griego

Horneamos 50 minutos a 180º, con calor arriba y calor abajo. A partir del minuto 40 aproximadamente podéis ir controlando cómo se está dorando la tarta e incluso podéis controlar la cocción pinchando con una brocheta (cuando salga limpia, la tarta estará lista) Si veis que la superficie se tuesta demasiado, podéis cubrir con un papel de aluminio para que se siga cociendo pero no se tueste (recordad que cuando abráis la puerta del horno para poner el papel de aluminio tenéis que ser rápidos, no podéis dejar la puerta abierta demasiado tiempo) 

No me voy hoy sin anunciar una nueva edición de nuestro curso Super Cupcakes 2: Cremas novedosas, mousses, trufas, confituras, mermeladas, gelatinas, toffees, cupcakes de los que te podrás comer hasta el papel, recetas clásicas convertidas en jugosas masas. Super Cupcakes 2 es el trabajo más apasionante, más personal y del que más orgullosa me siento desde que empecé en el mundo de la repostería.

miércoles, 1 de julio de 2015

Cheesecake de manzana y cointreau, una tarta de cumpleaños especial y un sorteo precioso.

Éste es un post que me hace especialmente feliz escribir. En primer lugar porque es el post de mi cumpleaños y también porque incluye un sorteo que me encanta y espero que os guste tanto como a mí..


Tenía que ser una tarta de queso coronada con manzanas rebozadas en azúcar extra fino y canela la que ilustrara mi aniversario de 2015. Y es que las tartas de queso son mis preferidas y este año ya cambio de década, así que todo unido me ha llevado a una extraña sensación entre felicidad y vértigo de la que ya no me puedo deshacer. Y soy la misma que anteayer, sí, pero... ¡Ya tengo 40! Y todo ha pasado sin darme cuenta... 

Aunque sí que he podido ser consciente de cómo ha cambiado mi vida este blog y cómo las redes sociales han establecido esa persona que soy ahora, una persona que tiene que dar las gracias por la gran cantidad de mensajes que inundaron mis redes sociales ayer y que me hacen saber cuánto vale la pena este blog y el tiempo que le dedico a él y a las redes sociales que lo acompañan.

Cheesecake de manzana y cointreau

Ingredientes para la base de queso:

460 gr queso en crema (tipo Philadelphia)
125 gr azúcar
1/2 cucharadita de ralladura de piel de limón
1/2 cucharadita de ralladura de piel de naranja
1/2 cucharadita de vainilla en pasta
2 huevos L
80 ml nata para montar 35,1% materia grasa
2 cucharadas de Cointreau
65 gr harina fina de maíz
1 manzana cortada a daditos (variedad Granny Smith) 


Preparación:

Mezclamos el queso en crema con el azúcar, las cucharadita de vainilla y las ralladuras hasta que se integre.

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos mientras seguimos mezclando con suavidad.

Incorporamos la nata y el cointreau. Mezclamos suavemente.

Tamizamos la harina de maíz y agregamos mientras seguimos mezclando. 

Golpeamos levemente el bol contra la encimera para eliminar las burbujas de aire que se han formado mientras mezclábamos.

Incorporamos los daditos de manzana y con ayuda de una espátula los repartimos por toda la masa.

Dejamos reposar la mezcla a temperatura ambiente mientras preparamos la base de galleta.



Ingredientes para la base de galleta:

100 gr galletas digestive de manzana y avena (podéis usar cualquier variedad de digestive)
40 gr mantequilla

Preparación:

Fundimos la mantequilla y la mezclamos con la galleta bien triturada.

Cubrimos la base de nuestro molde con papel de horno y ponemos la masa de galletas, presionando bien con una cuchara hasta que quede bien lisa.

Horneamos 5 minutos a 180º la base de galleta.

Retiramos y dejamos templar 5 minutos. 

Vertemos el relleno de queso que teníamos reposando sobre la base de la galleta y alisamos con una espátula para que la superficie quede lisa. Horneamos 15 minutos a 170º, bajamos a 120º y horneamos 65 minutos más. Sacamos del horno y pasamos un cuchillo por el borde, entre la tarta y el molde (así evitamos también agrietamientos posteriores)

Volvemos a llevar al horno apagado hasta que se temple totalmente.

Retiramos del horno, dejamos que acabe de enfriarse y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas antes de decorarla y degustarla.


Decoración:

Para decorar la tarta he cortado en gajos dos manzanas Granny Smith y las he espolvoreado con una mezcla de azúcar extra fino y canela.

Las he puesto sobre papel de horno en la bandeja y las he llevado al horno durante 20 minutos a 180º (no quedan blandas del todo y se pueden manipular bien para decorar encima de la tarta)

Si las controláis bien en el horno adquieren un tono dorado precioso para decorar.

Consejo: La variedad de manzana escogida, Granny Smith, tiene un sabor un tanto ácido. Os recomiendo que las probéis primero y escojáis la variedad Golden si queréis un sabor más dulzón.



Y vamos a la sorpresa. Ya sabéis que no soy muy dada a hacer sorteos porque sí y que normalmente cuando sorteo algo es porque realmente me gusta o porque creo que el producto lo merece... ¿Conocéis We love home? Pues gracias a su colaboración sorteamos un lote de productos precioso que incluye 2 bowls y cuatro tazas absolutamente preciosas.


Yo he tenido la suerte de poder verlos y fotografiarlos para esta receta y he de decir que además de lo bonitos que son, tienen un acabado perfecto, la cerámica es preciosa y con todo detalle, va firmada con la marca. Los diseños son de inspiración nórdicos y muy originales (Tenéis que ver su colección Origami también, me ha conquistado) Y todo está fabricado en España.

La parte delantera y la parte posterior de las preciosas tazas de pajaritos...

Para participar en el sorteo tenéis que ser seguidores de las páginas de facebook de Cupcakes a diario y de We love Home y compartir el sorteo con vuestros amigos a través de este link.



He querido poner las imágenes de la parte delantera de las tazas y las de su parte posterior también porque están ambas pintadas y el acabado es precioso (es un lujo verlas y fotografiarlas desde los dos ángulos)


Espero que os haya gustado el nuevo post y que participéis en el sorteo. Está abierto para todo el territorio español y aquí tenéis las bases de la promoción

Actualización del 22 de julio: ¡¡¡Ya tenemos ganadora!!!


¡Enhorabuena Encarni Díaz! Desde We love Home se pondrán en contacto contigo para enviarte el premio. A todos los demás, muchísimas gracias por vuestra participación. 

martes, 2 de junio de 2015

Tarta de cítricos con crema suiza, chocolate y frutos rojos...

Éste es uno de esos posts que no están previstos, que corresponden a las mil y una cosas que horneo y que cuando publico imágenes en redes sociales, me sorprendo porque la receta resulta interesante para el que la ve y al final, pese a no tener fotos muy buenas de la tarta (ni me planteé una sesión, las hice en la misma caja cuando ya nos la llevábamos) me decido a publicarla.



La receta del bizcocho es bastante parecida a la receta de la tarta de Toy Story, sólo aumenté los cítricos y reduje un poco la cantidad de manzana para que no predominara tanto en el resultado final.

Tarta de cítricos y manzana

Ingredientes: (para 1 molde redondo de 25 cm)
9 huevos L
540 gr azúcar
430 ml aceite de oliva suave
560 gr harina
40 gr harina fina de maíz
7 y 1/4 cucharaditas de levadura química en polvo (polvos de hornear tipo Royal)
Ralladura de una naranja
Ralladura de un limón
1 cucharadita y media de vainilla en pasta
2 cucharadas y media de zumo de naranja
430 gr de yogur griego
3 manzanas golden 


Preparación:


Engrasamos el molde y lo cubrimos con papel de hornear (quería que subiera lo máximo posible y con la cantidad de masa estaba algo segura de que podría llegar al tope, además, con el papel de hornear consigo que los bordes queden más perfectos que simplemente engrasando)
Precalentamos el horno a 180º.


Tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos.


Batimos los huevos con el azúcar a velocidad media hasta que se integren bien.


Añadimos el aceite poco a poco, en forma de hilo.


Incorporamos las ralladuras, el zumo de naranja y la vainilla y batimos suavemente hasta que emulsione.


Agregamos la harina a cucharadas mientras batimos a velocidad mínima. Cuando tengamos 1/3 de la harina incorporada, agregamos la mitad del yogur y seguimos batiendo también a velocidad mínima. Seguimos añadiendo otro 1/3 de harina, el yogur y el tercio de harina que resta.


Retiramos el bol de la batidora e incorporamos la manzana rallada al momento. Mezclamos suavemente con la ayuda de una espátula.


Horneamos 60 minutos a 180º o hasta que al pinchar con una brocheta en el centro, ésta salga limpia.


Retiramos del horno, dejamos 10 minutos en el molde, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar totalmente en rejilla de enfriamiento.




Crema de mantequilla suiza de naranja

Ingredientes:

12 gr albúmina en polvo hidratada en 120 ml de agua
160 gr azúcar
480 gr mantequilla en pomada
3 cucharaditas y media de naranja en pasta

Hidratamos la albúmina con el agua. Dejamos reposar hasta que se disuelva del todo, mezclando con fuerza para eliminar los grumos de la albúmina.

Ponemos el azúcar y la albúmina al baño María sólo hasta que el azúcar se disuelva (tenemos que tener cuidado de no pasarnos con la temperatura, sólo hasta que ya no se noten los granitos del azúcar)

Pasamos al bol de la batidora y montamos el merengue hasta conseguir que esté brillante y firme. En este vídeo casero que colgué en Instagram podréis ver a lo que me refiero... 

video

Cortamos la mantequilla a temperatura ambiente en dados y la vamos incorporando al merengue poco a poco mientras seguimos batiendo a velocidad media (llegará un momento que parecerá que se corta, pero si seguimos batiendo, la crema se volverá suave y brillante)



Incorporamos la pasta de naranja e incorporamos con un último batido suave.


Para decorarla y que el centro dónde he puesto las moras y las frambuesa frescas quedara un poco más alto, he hecho un copete grande con boquilla 1F (pero cualquiera como la 2D o 1A os sirve porque queda tapado por las frutas)

He montado la tarta como si fuera una tarta desnuda, asegurándome de "ensuciar" levemente todo el contorno de la tarta para darle ese efecto vintage que tanto aprecio en los naked cakes y entonces he preparado la cobertura de chocolate.


Cobertura de chocolate

Ingredientes:

200 ml nata para montar 35,1% materia grasa

Preparación:

Llevamos la nata a ligero hervor (con cuidado de no pasarnos de temperatura) e incorporamos el chocolate, mezclando enérgicamente hasta que éste se funda por completo. Dejamos templar (yo lo he dejado enfriar algo más de media hora pero lo he ido mezclando varias veces en ese intervalo de tiempo, hasta que he conseguido que tuviera una textura líquida pero algo más densa que al principio y que no estuviera caliente para no afectar la temperatura de la crema y el bizcocho)

La imagen no es muy buena pero os la pongo para ilustrar el 
rosetón central dónde monté las frutas

En fin, que la tarta era para un evento de la Asociación de patinadores, SK4L, y me han dicho que les ha encantado así que ya no tenéis excusa para prepararla...

https://www.facebook.com/pages/Sk4L/156659604371783
Imagen de la comida de la Asociación en la Playa 
de Castelldefels.

Sólo me queda anunciar un nuevo curso online que impartiremos en breve y que contiene grandes recetas y técnicas que me ha apasionado poner en marcha para enseñar.

En Super Cupcakes 2 nos sumergiremos de lleno en el mundo de los sabores naturales: Cremas novedosas más adaptadas a nuestra dieta mediterránea, salsas para rellenar nuestros cupcakes, mermeladas caseras, crumbles, rellenos de mousse, confituras, trufas, cremas pasteleras… Trataremos el cupcake como se merece y como lo que es: una tarta en taza. Así pues, ¿Por qué no rellenar un cupcake de chocolate con una mousse de fruta de fresa, servirlo semi frío y acompañarlo de helado como si de una mini tarta se tratara? ¿Por qué no cubrirlos con glaseado brillante y acompañarlos simplemente de una chantillí prescindiendo de la crema de mantequilla? ¿Por qué no rellenarlos de mermeladas de frutas que haremos nosotros mismos sin conservantes y con una proporción mayor de fruta natural que de azúcar y agua?


Para nosotros, los cupcakes no han pasado de moda, siguen ahí, esperando pacientemente que los reinventemos, que los adaptemos y que los mejoremos para hacerlos cada vez más cercanos a sabores más tradicionales. Después de las bases que hemos adquirido con Super Cupcakes 1 en el control de nuestro horno, en el control de las consistencias de las cremas, en la agilidad con la manga y la boquilla, y en decoraciones para impresionar, construiremos nuestro verdadero supercupcake. Y lo conseguiremos.

Quedan poquísimas plazas, podéis apuntaros AQUÍ


lunes, 18 de mayo de 2015

Vanilla & Cherries pound cake o bizcocho extra tierno de vainilla con sirope de cerezas

¡Cerezas, por fin! Y merecían estrenar la temporada con un bizcocho extra tierno al estilo de una de las últimas recetas que preparé el pound cake de limón y naranja que tanto gustó. Creo que esto de los bizcochos estilo plum cake va a convertirse en una auténtica obsesión para mí y es que, me fascina la jugosidad que se consigue y lo rápido que vuelan sin necesitar complicaciones extras en la preparación y el decorado.


Esta receta es extra tierna también pero queda un poco más húmeda por el sirope de cerezas que se va mezclando en la masa y llega finalmente a quedar caramelizado en la parte baja del bizcocho.

Las cantidades son para un molde alargado grande de 26 x 13 x 8 cm pero si lo hacéis en un molde más estándar como por ejemplo los de la gama extra de Fat Daddios (19,6 x 9,5 x 6,9 cm), con la mitad de los ingredientes para el bizcocho, tendréis suficiente.

Sirope de cerezas 

Ingredientes para el relleno: (es la misma preparación que en mis muffins de cereza)

100 gr azúcar
1 cucharadita y media de glucosa líquida
150 gr de cerezas 
1 cucharadita y media de zumo de naranja
1 cucharadita y media de zumo de limón

Preparación:

1- Lavamos y deshuesamos las cerezas.

2- Llevamos a cocción con el resto de ingredientes a fuego lento durante 15 minutos hasta que la mezcla espese un poco. 

3- Retiramos del fuego y dejamos enfriar completamente.

*En este caso, si queremos que la capa de cerezas caramelizada sea mayor, podemos duplicar sin problemas el sirope y tendremos más protagonismo de las cerezas.


Vanilla & Cherries pound cake

Ingredientes:

245 gr mantequilla pomada
200 gr azúcar
4 huevos
2 cucharaditas de vainilla en pasta
200 gr harina
1 cucharadita y 1/3 de levadura química en polvo (polvo de hornear tipo Royal)
1/4 cucharadita de sal
65 ml leche semi desnatada
1 cucharadita de ralladura de naranja

Preparación:


Preparación:

Precalentamos el horno a 175º

Untamos con mantequilla o spray desmoldante nuestro molde rectangular de 26,5 cm (en este caso, como mi molde era cerámico, yo he optado también por cubrir con papel de hornear para que quedara más perfecto)

Tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir que el azúcar se haya disuelto y la mezcla sea muy esponjosa y más blanca (a velocidad baja-media, bien batido)

Incorporamos las dos cucharaditas de vainilla en pasta.

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos, sin añadir el siguiente hasta que se haya incorporado el anterior (si los huevos están fríos, la masa parecerá que se corte, lo mejor es que los huevos estén a temperatura ambiente)

Agregamos la ralladura de naranja (rallada con el rallador más fino que tengamos)


Incorporamos la mitad de la harina y batimos hasta que se incorpore alternándola con la mitad de la leche. A continuación incorporamos el resto de la harina (si lo hacemos con batidora, a la menor velocidad posible, si lo hacemos manualmente, con movimientos suaves y envolventes, la segunda es para mí la mejor opción)

Una vez nuestra masa está homogénea e integrada (no sobre batida), repartimos una capa en nuestro molde alargado y ponemos unas cucharadas de relleno de cerezas repartido, cubrimos con otra capa de masa y repetimos la operación con el sirope hasta terminar toda la masa.

Horneamos durante 60-65 minutos a 175º o hasta que al pinchar con una brocheta en el centro, ésta salga limpia, vigilando siempre que no se tueste mucho la capa de arriba. Si viéramos que ocurre, podemos cubrir levemente con un papel de aluminio la parte de arriba de nuestro bizcocho.

Apagamos el horno y entreabrimos la puerta, esperamos un par de minutos y llevamos a rejilla de enfriamiento dentro del mismo molde.

Dejamos templar en el molde al menos durante 15 minutos.




Retiramos del molde con mucho cuidado (la masa estará muy tierna y habrá peligro de que se nos rompa el bizcocho)

¡Feliz semana! Espero que lo hagáis y que lo disfrutéis tanto como lo han disfrutado en casa. Mandadme fotos de vuestras creaciones si queréis, ya sabéis que yo estoy siempre encantada de compartirlas en redes sociales.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Limoncello & Walnuts cheesecake: Una tarta de queso para regalar

A pesar de que hace mas de 20 años que la tradición de la copa de limoncello bien fresquito se instaló en casa de mis padres, aún no me había decidido a incorporarlo en ninguna de mis recetas. La primera botella de limoncello que se aposentó en aquel armario botellero de madera antigua lo hizo en 1992, en uno de los viajes de vacaciones que mi prima (que por aquel entonces vivía en Italia) hacía en peregrinación a su hogar de niñez. A mi madre le apasionó este licor desde el primer momento.


El primer domingo de mayo fue la excusa perfecta pues la tarta del día de la madre debía incorporar un guiño a su licor predilecto: El limoncello napolitano. Debo reconocer que a mí no me apasiona a palo seco porque no soy muy resistente a las bebidas de alta graduación alcohólica pero bien fresquito, resulta agradable al paladar y dicen que muy digestivo (aunque permitidme que lo dude mucho porque a mí ningún licor fuerte me ha proporcionado nunca una buena digestión)

En esta tarta, aunque no parezca factible considerando su proporción dentro del resto de ingredientes, se nota enormemente su sabor y tiene ese gusto en paladar entre dulzón y cítrico pero indudablemente intenso.

Ingredientes para la tarta de queso: (para un molde de 15 cm x 8 cm de altura)

500 gr queso en crema
125 gr azúcar
2 huevos L
60 gr harina fina de maíz
65 ml limoncello
1 cucharadita de ralladura de limón
80 ml nata 35,1% materia grasa (mejor que no esté muy fría)
25 gr nueces
1/4 de cucharadita de vainilla en pasta


Preparación:


Tamizamos la harina de maíz. Reservamos.


Batimos lo más suavemente posible la crema de queso y el azúcar hasta que se integren.

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos hasta que se incorporen también con un batido suave.

Incorporamos la vainilla y la ralladura de limón. Mezclamos suavemente con una espátula.

Agregamos la mitad de la harina y el limoncello. Seguimos batiendo muy suavemente.

Añadimos el resto de la harina y la nata. Acabamos de incorporar*

Agregamos las nueces a pequeños pedacitos (las mías tenían más o menos medio centímetro) y mezclamos.

Golpeamos levemente el bol contra la encimera para eliminar las burbujas de aire que se han formado mientas mezclábamos y dejamos reposar mientras preparamos la base de galleta. Reservamos a temperatura ambiente.

* Todos estos pasos deben hacerse a la menor velocidad de nuestra batidora o incluso manualmente para no incorporar demasiado aire a la preparación.




Ingredientes para la base de galleta:


130 gr galletas Chiquilín (podéis usar también digestive)
50 gr mantequilla fundida

Preparación:

Trituramos la galleta y la mezclamos con la mantequilla (podemos ayudarnos de un robot de cocina o mezclar manualmente)

Allanamos bien la masa en un molde desmoldable (nos ayudamos de una cuchara para que quede lo más llano posible)

Horneamos 5 minutos a 180º y dejamos enfriar unos minutos.

Vertemos la crema de queso sobre la base de galleta y allanamos suavemente con la ayuda de una espátula.


Horneado: (el proceso de horneado es el mismo que el de la tarta de queso con nueces pecanas que hice anteriormente para el blog y que, en este caso, también me aseguró que mi tarta no se hundiera del centro)

Horneamos 15 minutos a 170º, bajamos a 120º y horneamos 65 minutos más. Retiramos del horno y pasamos un cuchillo por el borde, entre la tarta y el molde, para que la base de galleta se despegue bien del molde (y así evitamos también agrietamientos posteriores)

Volvemos a llevar al horno apagado hasta que se temple totalmente.

Retiramos del horno, dejamos que acabe de enfriarse y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas.

Ingredientes para el glaseado de chocolate:

100 ml nata líquida 35,1% materia grasa
80 gr chocolate negro de cobertura  o gotas de chocolate (el tanto por ciento de cacao debe ser superior a 50% para que proporcione un sabor intenso)


Preparación:

Llevamos la nata a ligera ebullición e incorporamos el chocolate cortado en pequeños pedazos para que se funda más rápido. 

Mezclamos muy bien hasta conseguir una crema brillante y homogénea.

Dejamos enfriar 15 minutos aproximadamente y en este intervalo nos aseguramos de mezclarla bien un par de veces como mínimo (Aún estará lo suficientemente fluida para verterla bien, pero no tan líquida como para  cubrir por total la tarta sin que tengamos control sobre el glaseado y la forma que dibuja en nuestra tarta. 

Nota personal para todos los amantes del limoncello: Animaos a hacerla y a contarme qué os ha parecido este sabor algo más intenso que el de una tarta de queso al uso.