lunes, 18 de mayo de 2015

Vanilla & Cherries pound cake o bizcocho extra tierno de vainilla con sirope de cerezas

¡Cerezas, por fin! Y merecían estrenar la temporada con un bizcocho extra tierno al estilo de una de las últimas recetas que preparé el pound cake de limón y naranja que tanto gustó. Creo que esto de los bizcochos estilo plum cake va a convertirse en una auténtica obsesión para mí y es que, me fascina la jugosidad que se consigue y lo rápido que vuelan sin necesitar complicaciones extras en la preparación y el decorado.


Esta receta es extra tierna también pero queda un poco más húmeda por el sirope de cerezas que se va mezclando en la masa y llega finalmente a quedar caramelizado en la parte baja del bizcocho.

Las cantidades son para un molde alargado grande de 26 x 13 x 8 cm pero si lo hacéis en un molde más estándar como por ejemplo los de la gama extra de Fat Daddios (19,6 x 9,5 x 6,9 cm), con la mitad de los ingredientes para el bizcocho, tendréis suficiente.

Sirope de cerezas 

Ingredientes para el relleno: (es la misma preparación que en mis muffins de cereza)

100 gr azúcar
1 cucharadita y media de glucosa líquida
150 gr de cerezas 
1 cucharadita y media de zumo de naranja
1 cucharadita y media de zumo de limón

Preparación:

1- Lavamos y deshuesamos las cerezas.

2- Llevamos a cocción con el resto de ingredientes a fuego lento durante 15 minutos hasta que la mezcla espese un poco. 

3- Retiramos del fuego y dejamos enfriar completamente.

*En este caso, si queremos que la capa de cerezas caramelizada sea mayor, podemos duplicar sin problemas el sirope y tendremos más protagonismo de las cerezas.


Vanilla & Cherries pound cake

Ingredientes:

245 gr mantequilla pomada
200 gr azúcar
4 huevos
2 cucharaditas de vainilla en pasta
200 gr harina
1 cucharadita y 1/3 de levadura química en polvo (polvo de hornear tipo Royal)
1/4 cucharadita de sal
65 ml leche semi desnatada
1 cucharadita de ralladura de naranja

Preparación:


Preparación:

Precalentamos el horno a 175º

Untamos con mantequilla o spray desmoldante nuestro molde rectangular de 26,5 cm (en este caso, como mi molde era cerámico, yo he optado también por cubrir con papel de hornear para que quedara más perfecto)

Tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir que el azúcar se haya disuelto y la mezcla sea muy esponjosa y más blanca (a velocidad baja-media, bien batido)

Incorporamos las dos cucharaditas de vainilla en pasta.

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos, sin añadir el siguiente hasta que se haya incorporado el anterior (si los huevos están fríos, la masa parecerá que se corte, lo mejor es que los huevos estén a temperatura ambiente)

Agregamos la ralladura de naranja (rallada con el rallador más fino que tengamos)


Incorporamos la mitad de la harina y batimos hasta que se incorpore alternándola con la mitad de la leche. A continuación incorporamos el resto de la harina (si lo hacemos con batidora, a la menor velocidad posible, si lo hacemos manualmente, con movimientos suaves y envolventes, la segunda es para mí la mejor opción)

Una vez nuestra masa está homogénea e integrada (no sobre batida), repartimos una capa en nuestro molde alargado y ponemos unas cucharadas de relleno de cerezas repartido, cubrimos con otra capa de masa y repetimos la operación con el sirope hasta terminar toda la masa.

Horneamos durante 60-65 minutos a 175º o hasta que al pinchar con una brocheta en el centro, ésta salga limpia, vigilando siempre que no se tueste mucho la capa de arriba. Si viéramos que ocurre, podemos cubrir levemente con un papel de aluminio la parte de arriba de nuestro bizcocho.

Apagamos el horno y entreabrimos la puerta, esperamos un par de minutos y llevamos a rejilla de enfriamiento dentro del mismo molde.

Dejamos templar en el molde al menos durante 15 minutos.




Retiramos del molde con mucho cuidado (la masa estará muy tierna y habrá peligro de que se nos rompa el bizcocho)

¡Feliz semana! Espero que lo hagáis y que lo disfrutéis tanto como lo han disfrutado en casa. Mandadme fotos de vuestras creaciones si queréis, ya sabéis que yo estoy siempre encantada de compartirlas en redes sociales.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Limoncello & Walnuts cheesecake: Una tarta de queso para regalar

A pesar de que hace mas de 20 años que la tradición de la copa de limoncello bien fresquito se instaló en casa de mis padres, aún no me había decidido a incorporarlo en ninguna de mis recetas. La primera botella de limoncello que se aposentó en aquel armario botellero de madera antigua lo hizo en 1992, en uno de los viajes de vacaciones que mi prima (que por aquel entonces vivía en Italia) hacía en peregrinación a su hogar de niñez. A mi madre le apasionó este licor desde el primer momento.


El primer domingo de mayo fue la excusa perfecta pues la tarta del día de la madre debía incorporar un guiño a su licor predilecto: El limoncello napolitano. Debo reconocer que a mí no me apasiona a palo seco porque no soy muy resistente a las bebidas de alta graduación alcohólica pero bien fresquito, resulta agradable al paladar y dicen que muy digestivo (aunque permitidme que lo dude mucho porque a mí ningún licor fuerte me ha proporcionado nunca una buena digestión)

En esta tarta, aunque no parezca factible considerando su proporción dentro del resto de ingredientes, se nota enormemente su sabor y tiene ese gusto en paladar entre dulzón y cítrico pero indudablemente intenso.

Ingredientes para la tarta de queso: (para un molde de 15 cm x 8 cm de altura)

500 gr queso en crema
125 gr azúcar
2 huevos L
60 gr harina fina de maíz
65 ml limoncello
1 cucharadita de ralladura de limón
80 ml nata 35,1% materia grasa (mejor que no esté muy fría)
25 gr nueces
1/4 de cucharadita de vainilla en pasta


Preparación:


Tamizamos la harina de maíz. Reservamos.


Batimos lo más suavemente posible la crema de queso y el azúcar hasta que se integren.

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos hasta que se incorporen también con un batido suave.

Incorporamos la vainilla y la ralladura de limón. Mezclamos suavemente con una espátula.

Agregamos la mitad de la harina y el limoncello. Seguimos batiendo muy suavemente.

Añadimos el resto de la harina y la nata. Acabamos de incorporar*

Agregamos las nueces a pequeños pedacitos (las mías tenían más o menos medio centímetro) y mezclamos.

Golpeamos levemente el bol contra la encimera para eliminar las burbujas de aire que se han formado mientas mezclábamos y dejamos reposar mientras preparamos la base de galleta. Reservamos a temperatura ambiente.

* Todos estos pasos deben hacerse a la menor velocidad de nuestra batidora o incluso manualmente para no incorporar demasiado aire a la preparación.




Ingredientes para la base de galleta:


130 gr galletas Chiquilín (podéis usar también digestive)
50 gr mantequilla fundida

Preparación:

Trituramos la galleta y la mezclamos con la mantequilla (podemos ayudarnos de un robot de cocina o mezclar manualmente)

Allanamos bien la masa en un molde desmoldable (nos ayudamos de una cuchara para que quede lo más llano posible)

Horneamos 5 minutos a 180º y dejamos enfriar unos minutos.

Vertemos la crema de queso sobre la base de galleta y allanamos suavemente con la ayuda de una espátula.


Horneado: (el proceso de horneado es el mismo que el de la tarta de queso con nueces pecanas que hice anteriormente para el blog y que, en este caso, también me aseguró que mi tarta no se hundiera del centro)

Horneamos 15 minutos a 170º, bajamos a 120º y horneamos 65 minutos más. Retiramos del horno y pasamos un cuchillo por el borde, entre la tarta y el molde, para que la base de galleta se despegue bien del molde (y así evitamos también agrietamientos posteriores)

Volvemos a llevar al horno apagado hasta que se temple totalmente.

Retiramos del horno, dejamos que acabe de enfriarse y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas.

Ingredientes para el glaseado de chocolate:

100 ml nata líquida 35,1% materia grasa
80 gr chocolate negro de cobertura  o gotas de chocolate (el tanto por ciento de cacao debe ser superior a 50% para que proporcione un sabor intenso)


Preparación:

Llevamos la nata a ligera ebullición e incorporamos el chocolate cortado en pequeños pedazos para que se funda más rápido. 

Mezclamos muy bien hasta conseguir una crema brillante y homogénea.

Dejamos enfriar 15 minutos aproximadamente y en este intervalo nos aseguramos de mezclarla bien un par de veces como mínimo (Aún estará lo suficientemente fluida para verterla bien, pero no tan líquida como para  cubrir por total la tarta sin que tengamos control sobre el glaseado y la forma que dibuja en nuestra tarta. 

Nota personal para todos los amantes del limoncello: Animaos a hacerla y a contarme qué os ha parecido este sabor algo más intenso que el de una tarta de queso al uso.



lunes, 20 de abril de 2015

Lemon & Orange pound cake de El rincón de Bea, delicias para compartir

¡Tenía muchas ganas de estrenarlo! Mi amiga Bea Roque de El rincón de Bea, ha publicado su segundo libro, Delicias para compartir, y, como ya esperaba, es otro imprescindible para todo aquel que se apasione por la repostería.


De todo el libro, lo que más me ha llamado la atención es la sección de Pound cakes quizás por las ganas que tenía de estrenar el molde de alta calidad Fat Daddios que compré hace unos meses para hacer pan y plum cakes y al que no me pude resistir viendo que lo usaban muchas de mis blogueras americanas de cabecera.


El resultado ha sido maravilloso, la receta no es receta, es recetón. Y el molde ha funcionado perfectamente repartiendo el calor uniformemente y colaborando a que haya perpetrado uno de los bizcochos más tiernos del momento.


No he hecho grandes cambios en el bizcocho. Sólo que en vez de ralladura de limón, he combinado ralladura de limón y de naranja para hacer un bizcocho mixto, de cítricos.

Por otro lado, he incorporado una proporción un poquito más alta de azúcar en el glaseado para conseguir una capa de azúcar un poco más crujiente, menos líquida y con un contrapunto de textura.

Lemon & Orange Pound Cake 

Ingredientes: (para el molde Fat Daddios de 22.5 cm de longitud)

235 gr mantequilla pomada
235 gr azúcar
3 huevos L
235 gr harina
1 cucharadita y 1/3 de levadura química en polvo
1/4 de cucharadita de sal
100 ml leche
Ralladura de 1 limón mediano 
Ralladura de 1 naranja mediana


Glaseado

190 gr azúcar
Zumo de 1 limón pequeño
Zumo de una naranja mediana

Preparación:

Precalentamos el horno a 175º

Untamos con mantequilla o spray desmoldante nuestro molde rectangular de 22,5 cm.

Tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir que el azúcar se haya disuelto y la mezcla sea muy esponjosa y más blanca (a velocidad baja-media, bien batido)

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos, sin añadir el siguiente hasta que se haya incorporado el anterior (si los huevos están fríos, la masa parecerá que se corte, lo mejor es que los huevos estén a temperatura ambiente)

Agregamos las ralladuras de los cítricos.

Esta imagen la había desechado porque no me parecía muy bonita. Pero he querido ponerla para
ilustrar bien la ternura y la fragilidad del bizcocho. Como dice Bea, el bizcocho debe dejarse
reposar unas horas para que no se quiebre. Pero una vez hecho, con el aroma que desprende,
resulta imposible no hacer el corte y catarlo para comprobar su textura y sabor.
Volará del plato...

Incorporamos 1/3 aproximado de la harina y batimos hasta que se incorpore alternándola con la mitad de la leche. Empezamos y terminamos con la harina: 1/3 harina, 1/2 leche, 1/3 harina, 1/2 leche, 1/3 harina restante. Todo este proceso yo lo he hecho manualmente porque me gusta especialmente parar un poco en este paso y tomarme mi momento para conseguir que el bizcocho sea más esponjoso. Si lo hacéis todo con batidora, aseguraos de hacerlo a la velocidad mínima y de no sobresalir (se desarrolla el gluten y el bizcocho se vuelve más denso y tupido)

Pasamos la mezcla al molde engrasado y horneamos 45 minutos aprox (yo lo he tenido 48 minutos) hasta que al pinchar con una brocheta en el centro, ésta salga limpia.


Apagamos el horno y abrimos la puerta del horno, esperamos un minuto y retiramos del horno.

Dejamos el molde sobre una rejilla de enfriamiento 10-15 minutos y desmoldamos con cuidado de que no se rompa.

Mezclamos el azúcar con los zumos y vertemos sobre el pound cake cuando aún no ha enfriado.


Para decorar he confitado medio limón y media naranja con el mismo proceso de caramelización que uso para el Roscón de Reyes.

Animaos a hacerlo, es sencillo y os va a sorprender de verdad (creo que a partir de ahora, no voy a parar de hacer cakes en molde alargado, el que avisa no es traidor...)

¡Feliz semana!


sábado, 28 de marzo de 2015

Pecan cheesecake o tarta de queso con nueces pecanas y salsa de toffee... Indescriptible.

Abrir nueces pecanas es una aventura pero... ¿Merece la pena? Mi conclusión después de hacer esta tarta es que sí.



A pesar de haber calentado agua hasta hervir, haber dejado las nueces en el agua hervida durante 10 minutos y abrirlas por el lado contrario a su "veta", sólo conseguí rescatar una mitad de cada nuez. Sólo dos nueces salieron enteras y pude aprovechar sus dos mitades para decorar. Pero vaya, que no era muy importante que salieran todas intactas porque no las necesitaba todas para decorar.

Evidentemente la solución más fácil hubiera sido comprarlas peladas pero debo reconocer que ya fue un triunfo encontrar pecanas donde yo vivo.


Esta tarta de queso es de las que triunfa casi al primer momento. Creo que con verla, ya te haces una idea de cómo puede saber. Eso sí, cuando la pruebas, descubres que es aún mejor de lo que pensabas.

Por mi experiencia, la mayoría de tartas de queso que he hecho, suelen bajar un poco del centro una vez horneadas pero en este caso, la tarta aguantó y si bajó un poco, sólo bajó proporcionalmente en todo su diámetro (como esto no me había pasado nunca con tanta perfección, la alegría fue inmensa)

¡¡¡10 minutos después de salir del horno!!!
Para la tarta he usado un molde que me facilita muchísimo el trabajo. Tiene 15 cm de diámetro y resulta sencillísimo de desmoldar.

Sólo tenéis que poner una base debajo y deslizar con suavidad. Al ser totalmente desmoldable,
 se desliza con mucha facilidad y los cheesecakes no se rompen.

Pecan Cheesecake

Ingredientes para la base de galleta:

130 gr galletas digestive trituradas
50 gr mantequilla
1 cucharada de azúcar

Ingredientes para el relleno:

460 gr de crema de queso tipo Philadelphia (2 tarrinas de 230 gr de queso cremoso no light)
120 gr de azúcar blanquilla
2 cucharadas de dulce de leche repostero
2 huevos L
1 cucharada y media de harina fina de maíz (Maizena)
25 gr nueces pecanas trituradas


Preparación del relleno:

Mezclamos el queso en crema con el azúcar y las dos cucharaditas de dulce de leche hasta que se integren bien*

Añadimos los huevos uno a uno y previamente batidos mientras seguimos mezclando con suavidad.

Tamizamos la harina y la agregamos mientras seguimos mezclando hasta que nos quede una crema totalmente suave e integrada.

Golpeamos levemente el bol contra la encimera para eliminar las burbujas de aire que se han formado mientas mezclábamos y dejamos reposar mientras preparamos la base de galleta.



Preparación de la base de galleta y montaje:

Trituramos la galleta junto con el azúcar y el cacao (la he pulverizado levemente en el robot de cocina pero se puede hacer a mano, simplemente moliendo la galleta con la ayuda de un tenedor y mezclando bien con los otros ingredientes)

Añadimos la mantequilla en pomada y mezclamos bien hasta convertirlo en una masa compacta.

Ponemos la base de galleta sobre el molde previamente engrasado y llevamos al horno 5 minutos a 180º.

Retiramos del horno y dejamos enfriar 5 minutos antes de verter la masa de queso encima.

Trituramos las nueces pecanas, podemos hacerlo manualmente (que se noten los trocitos, los míos tenían aprox 0,5 cm) y añadimos mezclando suavemente con la mezcla de la crema de queso.

Vertemos la crema de queso sobre la base de galleta y allanamos bien.


Horneado:

Horneamos 15 minutos a 170º, bajamos a 120º y horneamos 60 minutos más. Sacamos del horno y pasamos un cuchillo por el borde, entre la tarta y el molde, para que la base de galleta se despegue bien del molde (y así evitamos también agrietamientos posteriores)

Volvemos a llevar al horno apagado hasta que se temple totalmente.

Retiramos del horno, dejamos que acabe de enfriarse y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas antes de decorarlo y degustarlo.

Crema de toffee*

100 gr azúcar blanquilla
40 gr mantequilla
100 ml nata líquida

Hacemos un caramelo calentando el azúcar a fuego muy lento y sin remover.

Retiramos del fuego cuando se haya formado un caramelo un poco oscuro y añadimos la mantequilla sin dejar de remover hasta que se funda totalmente.

Incorporamos la nata líquida (mejor si no está fría) y seguimos mezclando sin parar hasta que se integren y obtengamos una salsa de toffee suave y sin grumos.


* Yo he usado estas proporciones porque la hice el día antes de decorar la tarta y no quería que endureciera mucho y luego no me dejara decorar con fluidez.  Si la hacéis al momento reducid en 20-30 ml la cantidad de nata líquida.

Y después de la receta, empieza la celebración: ¡ESTRENAMOS DISEÑO de WEB!

Estrenamos muchísimas novedades para facilitar la compra y el funcionamiento en nuestra tienda online www.cupcakesadiario.com. Una de las novedades es que somos la primera tienda online de repostería en la que podréis encontrar la fecha de consumo preferente de los productos que son susceptibles de tenerla, en las fichas de los productos. Algunos clientes nos han explicado algunas experiencias de compra poco satisfactorias que han tenido comprando online en tiendas de repostería y, por ese afán de transparencia, hemos querido añadir este dato a los productos. Esperamos que os sea un dato útil más.

Vamos a la celebración:


A partir de las 16:00 de la tarde de hoy, cada 20 minutos encontraréis en la tienda un producto a 0,50 €. Para ganar ese producto simplemente tendréis que "comprarlo" indicando que lo abonaréis por transferencia bancaria (aunque será un regalo y no lo abonaréis, os lo enviaremos sin coste) y  en el método de envío haréis constar "Recogida en almacén" (para que no os cobre los gastos de envío, nosotros os lo enviaremos puesto que es un regalo) El primero que lo "compre" será el ganador.

En total serán siete productos y se irán poniendo cada 20 minutos para que los localicéis. El juego está limitado a territorio español (incluidas Canaria y Baleares)

Os recomiendo que si queréis participar en el juego, os registréis en la tienda antes para poder hacer la "compra ficticia" en cuanto localicéis el producto sin tener que introducir ningún dato en el momento del juego e ir más rápido para conseguirlo.

A través de nuestra página de Facebook iremos anunciando los productos que se han encontrado y ganado a tiempo real. ¿Jugaréis con nosotros?


domingo, 22 de marzo de 2015

Tarta tatin de pera para dos

El post de hoy es una "no-receta" porque su preparación es exactamente la misma de la tarta tatin tradicional de manzana de la que tenéis un tutorial en este link.


Las novedades en este caso son el tamaño y el soporte en el que la cociné.

Para la base hice la misma receta de masa quebrada que lleva mi tarta tatin de siempre y me sobró más de la mitad (la congelé) Si no tenéis tiempo de hacer la masa podéis comprar una masa de las que venden frescas y ya estiradas. Aunque el resultado no es el mismo, la tarta está riquísima también.


Ingredientes:

1 pera grande (usé la variedad Comice)
25 gr mantequilla
30 gr azúcar blanquilla
30 gr azúcar moreno

Preparación: (en cacerola efficient bra de 16 cm de diámetro)


Para hacer esta receta he usado una magnífica cacerola bra que me ha conquistado por sus mandos extraíbles (que permiten que una vez están fuera, el molde de acero puede ponerse tranquilamente en el horno) y también porque, al ser totalmente antiadherente, la tarta se desprende de ella con una facilidad pasmosa después del horneado. Y lo mejor de la cacerola es que es un "todo en uno", puedo usarla tanto para hacer un arroz como una tarta para dos.


Cortamos la pera en gajos no muy gruesos (de cada cuarto de pera he hecho tres partes)


Precalentamos el horno a 150º.

Ponemos la mantequilla y los dos azúcares a fuego lento y vamos removiendo lentamente. 

Llevamos los azúcares y la mantequilla a ligera ebullición y retiramos del fuego.


Rápidamente vamos poniendo nuestras peras disponiéndolas en círculo (lo ideal la primera vez que la hacemos es colocar los gajos manteniendo el molde en el fuego al mínimo porque si no colocamos los gajos con soltura, el azúcar y la mantequilla endurecen aunque, en este caso, todo es más sencillo porque la tarta es muy pequeñita)

Los mandos laterales extraíbles son perfectos para la cocina de cada día (evitan las quemaduras)
pero son totalmente ideales para usar la cacerola Bra en el horno.

Una vez los gajos de pera están bien puestos en todo el diámetro (sin huecos), ponemos nuestra masa quebrada encima del molde y llevamos al horno durante una hora a 150º.



Ya horneada, la retiramos del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla en el mismo molde al menos 5-10 minutos antes de darle la vuelta (porque si ha quedado un poco de exceso de líquido, las peras acabarán absorbiendo el caramelo por completo)

Le damos la vuelta con cuidado de no romperla. ¡Deliciosa y fácil! 

Esta semana se presentan novedades: Acabamos de estrenar nuevo diseño en nuestra tienda online y estamos preparando la forma de celebrarlo con vosotros. 

Hemos querido tener en cuenta todas las sugerencias que nos han hecho y nos hemos dejado asesorar para poder hacer mucho más sencilla vuestra experiencia de compra. ¡Esperamos que os guste!









domingo, 8 de marzo de 2015

Corazones de brioche con mermelada de fresa

Este es el desayuno que hice para San Valentín y quedó en el tintero porque el día no me cundió como es debido y no pude subir la receta y editar las fotos a tiempo.

corazones de brioche

Pero unos corazones de brioche siempre tienen espacio y se pueden hacer en cualquier momento. Son el desayuno sorpresa ideal (aunque hay que empezar a prepararlos el día de antes) 

La receta de la mermelada de fresas es la misma que hice para las magdalenas de chocolate blanco y fresas.

La receta del brioche es una adaptación mía hecha de un mix entre la receta del roscón de reyes y los brioches con crocanti.

corazones de brioche

Corazones de brioche con mermelada de fresas casera

Ingredientes del prefermento:

90 gr harina fuerza
60 ml leche entera
3 gr levadura fresca

Ingredientes:

60 ml leche
1 vaina de canela
80 gr azúcar
2 cucharaditas de ralladura de naranja
250 gr harina de fuerza
5 gr sal
15 gr levadura fresca
75 gr huevo
50 gr mantequilla

corazones de brioche

Preparación:

· Preparamos el prefermento mezclando la harina, la leche y la levadura hasta que estén bien integradas. 

· Pasamos a bol previamente untando con aceite de oliva y dejamos fermentar tapado con papel de film 4 horas.

· Mientras, preparamos la infusión de la leche con una cucharadita de ralladura de naranja y la vaina de canela. Para ello, llevamos a ebullición y después tapamos para que se impregnen los aromas. Reservamos.

· Mezclamos el azúcar con la otra cucharadita de ralladura de naranja. Reservamos.

· Una vez la infusión está templada, mezclamos bien con la levadura fresca (para conseguir que ésta se deshaga más fácilmente)

· Ponemos el prefermento, la mezcla del azúcar, la infusión, la harina, la sal y el huevo (previamente batido) en el bol de la batidora y empezamos amasando suavemente hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

· Incorporamos la mantequilla cortada a daditos y seguimos amasando bien. Este proceso de amasado es el más difícil* porque conlleva bastante tiempo. Lo ideal es alternar periodos de amasado y periodos de reposo (yo amaso 5 minutos y dejo reposar como mínimo 2 minutos y luego voy parando y amasando para separar la masa de las paredes del bol) Este último tiempo de amasado nunca es inferior a los 10 minutos a velocidad media y debemos seguir amasando hasta que la masa deje de ser pegajosa y se desprenda con facilidad de las paredes del bol. Dejaremos de amasar cuando la masa sea extremadamente elástica y podamos hacer la prueba de la membrana que consiste en estirar la masa entre los dedos, dejándola fina como una membrana sin que se nos rompa (tengo que hacer un foto de este paso la próxima vez para que lo veáis más claro)

· Hacemos una bola con la masa y dejamos en nevera una hora (en bol untando con aceite y tapado con papel de film) 

· Retiramos de la nevera y vamos a formar nuestros corazones. La idea de los corazones la tomé de este vídeo pero mi masa es mucho más liviana que la de esta receta así que el formado no queda tan perfecto ni los corazones tan definidos, aunque la masa es muchísimo más ligera con esta receta de brioche. Si hacéis click sobre "Watch on vimeo" podréis verlo sin problemas.


Aclaraciones antes de hacer el formado: en el vídeo veréis que son muy generosos con la mermelada. En el caso de mi masa, no pude poner tanta en la masa porque, por su textura, si ponía tanta cantidad se desparramaba y lo manchaba todo. 

· Una vez formados los corazones sobre la bandeja con papel de horno, pincelamos con huevo batido y fermentamos hasta que más o menos doblen su volumen*. En mi caso, por el tiempo del que disponía, los fermenté en nevera de un día para otro. Los hice por la noche y por la mañana horneé (10 horas en nevera aprox.)

corazones de brioche

· Horneamos durante 10-12 minutos a 200º vigilando que no se tuesten mucho porque a diferencia del brioche tradicional, si queda muy dorado no se apreciará tanto la mermelada y no quedarán tan bonitos)

· Retiramos del horno y dejamos enfriar (si os dejan, claro, porque os aseguro que toda la casa  correrá atraídos por el aroma que desprenden y que traspasa las paredes de la cocina)

Y... hoy es día 8 de marzo: Día Internacional de la mujer. en la tienda lo celebramos con un 20% de descuento en todas las herramientas, cortadores y nervaduras para flores. ¡Aprovechad! Sólo tenéis que introducir el código MUJER en el resumen de vuestro carrito.


miércoles, 4 de marzo de 2015

Cupcakes de cardamomo y canela con crema de mantequilla catalana

Esta es la receta que hice en la demostración en el stand de Kenwood del BCN&CAKE de noviembre. Y sí, ya sé que he tardado en colgarla pero estoy retomando mi ritmo en el blog con toda la fuerza que me es posible después de un periodo de ausencias intermitentes. 

En el stand de Kenwood pude probar la KMIX y la verdad es que me sorprendió por su potencia y sobre todo por lo suave de su uso, no la había probado hasta entonces y mi primera impresión fue muy positiva: Una buena máquina con un precio razonable y un bonito diseño.

Cupcakes de cardamomo y canela con crema de mantequilla francesa

Esta receta está basada en el cinammon loaf del libro Baked in America, que yo descubrí gracias al blog de mi amiga Bea Roque, El rincón de Bea (aunque la receta original no lleva cardamomo)

Cupcakes de cardamomo y canela 

Ingredientes para el relleno:

50 gr azúcar
50 gr azúcar moreno
1 cucharadita de canela de ceylan
1/2 cucharadita cardamomo recién molido
1/2 cucharadita nuez moscada


Preparación: 

En un bol, mezclamos todos los ingredientes y reservamos.

Ingredientes para la base del cupcake:

120 gr azúcar
80 gr mantequilla pomada
2 huevos L
180 gr harina
1/2 cucharadita levadura
1/2 cucharadita bicarbonato sódico
150 gr nata fresca (crème fraiche, sour cream o nata agria)
1/2 cucharadita vainilla en pasta

Preparación:


· Precalentamos el horno a 170º.

· Tamizamos la harina junto con la levadura y el bicarbonato sódico.

· En un bol, batimos la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que se integren y la mezcla quede esponjosa.

· Añadimos los huevos (uno a uno y previamente batidos) y vamos mezclando con la varillas a velocidad media.

· Incorporamos un tercio de la harina y seguimos batiendo a velocidad mínima.

· Agregamos la mitad de la nata fresca y a continuación otro tercio de la harina (siempre a la mínima potencia)

· Añadimos el resto de la nata, la harina y la vainilla. Acabamos de incorporar (sin batir en exceso)

· Preparamos la bandeja de los cupcakes con las cápsulas que hayamos elegido. Ponemos una cucharada de masa y a continuación una cucharadita del relleno. 

· Repetimos la operación hasta rellenar la cápsula hasta los 2/3 (para las cápsulas que yo he usado, unos 45 gr aproximadamente)

· Horneamos 18 minutos a 170º con calor arriba y abajo (si usamos ventilador, horneamos a 160) o hasta que al pinchar con una brocheta, ésta salga limpia.


Cupcakes de cardamomo y canela con crema de mantequilla francesa

Estuve pensando mucho acerca de la crema que combinaría bien con estos cupcakes. No quería hacer una crema de mantequilla al uso y tampoco una crema de mantequilla de merengue suizo, así que me decanté por versionar la receta de crema de mantequilla francesa y hacer una versión con los aromas de la crema catalana (por eso la he bautizado como crema de mantequilla catalana)

Y como está hecha con yemas, suele quedar más amarilla. El secreto para que quede más blanquita (un poco tintada por efecto de la canela) es usar una mantequilla blanquísima ya de por sí y batir bien en el último paso (yo batí 5 minutos aprox.)

Crema de mantequilla catalana (basada en la crema de mantequilla francesa que se hace con yemas)

Ingredientes:

150 gr azúcar
60 ml agua
4 yemas huevo
200 gr mantequilla pomada
1/2 cucharadita canela de ceylan
1 cucharadita jugo de limón
1/2 cucharadita vainilla en pasta

Preparación:

· Cortamos la mantequilla en daditos y reservamos.

· Ponemos las 4 yemas en el bol de la batidora asegurándonos de que no queden casi restos de clara.

· Batimos bien a velocidad media hasta que las yemas monten levemente y blanqueen. Reservamos.

· Preparamos el almíbar poniendo en un bol el azúcar y el agua y llevando a cocción hasta que alcance los 117º aproximadamente (si no tenéis termómetro, el punto de bola necesario lo alcanzaréis cuando, poniendo un poco de almíbar en un vaso con agua fría, se forme una bolita que tiene textura y no se deshace, como en la preparación del merengue italiano)


· Vertemos el almíbar sobre las yemas muy lentamente y en forma de hilo, batiendo con las varillas a la mínima potencia hasta que esté todo vertido en el bol. Subimos la velocidad y batimos hasta que la mezcla enfríe y doble el volumen (en mi caso, tardé 5 minutos aproximadamente)

· Empezamos a incorporar los dados de mantequilla a velocidad media y seguimos batiendo hasta que la crema blanquee y adquiera una textura brillante y muy suave,

· Agregamos el jugo de limón, la canela y la vainilla y mezclamos suavemente con la espátula hasta que se integren.

Esta vez no me acordé de hacer una foto al interior con esa capa crujiente de azúcares y especias que lo recorre pero la incorporaré en breve. Pero sí tengo una foto de una de las pruebas de horneado...

Espolvorear un poco de la mezcla de azúcares y especias sobre la base del cupcakes es otra opción.
Personalmente me parece muy buena idea porque intensifica el sabor del interior pero dependiendo
de cómo vayamos a decorarlo la superficie irregular algo imperfecta que queda, no es la mejor
 solución. ¡Vosotros decidís!
Y hoy me despido con una imagen de uno de los nuevos ejercicios de nuestro curso online Super Cupcakes. Sólo hasta el 8 de marzo, con motivo del día de la mujer, todos los que os inscribáis recibiréis un 15% de descuento poniendo el código SUPERCUPCAKES en este link: http://latallereria.bigcartel.com/product/supercupcakes